Home » Opinión » P A L I T R O Q U E S

P A L I T R O Q U E S

 

LA UNAM Y EL POLI
Cuauhtémoc Monreal Rocha
Lo que las leyes no prohiben puede prohibirlo la honestidad. Séneca, político cordobés-romano….
Con las feministas de última generación, creemos que nos la hemos llevado bien, no queremos nada con las Jantipas, con las Lisistratas -por citar sólo dos- y ahora menos que ya llegan al poder de alguna u otra manera, como es el caso de Irma Eréndira Sandoval, que esperamos no sea feminista y sí femenina, a quien por no conocerla personalmente, no sabemos si decirle señorita o señora y para no faltarle al respeto u ofenderla, simplemente le llamaremos doctora y doña; ella cobra en este sexenio de la 4T, como Secretaria de la Función Pública, lo cual no es cualquier cosa.
Bien. Doña Eréndira, echada pa’elante, la semana pasada, informó ante los medios públicos nacionales, que a DONDE LLEGUEN RECURSOS -se presume que económicos- FEDERALES SERA AUDITADO. ¡Pácatelas!. No sabemos si esos adonde se pusieron a temblar o a poner en orden de inmediato sus finanzas, porque se les puede aparecer la pachona en forma de secretaría de la función publica, lo cual, como ciudadanos, nos parece correcto como dijo Heriberto, pues es una forma lopista del combarte a la corrupción e impunidad, salvo opinión en contrario.
Hasta aquí todo está bien, todo se ha perdido menos el honor, pero en uno de los raros momento de ocio que tuvimos, de pronto… ¡qué cren! se nos vino a la testa a la mente, la siguiente pregunta: ¿La UNAM y el POLI, instituciones que también reciben año con año, miles y miles de millones de pesos del erario público o si lo prefieren de los dineros del pueblo, Irma “La Dulce” también las auditará? y la pregunta vino a colación porque con eso de la autonomía que cacarean estas instituciones, a lo  mejor quedan excentas, para no meter en camisa de 11 varas 11 a… ustedes ya saben quien. Una prueba de fuego para Irma Eréndira.
Desde luego que la doctora no leerá estas letras, primero porque no tenemos su dirección electrónico y segundo porque no tiene nuestro tiempo, pues solamente somos un ciudadano común y corriente, porque así se nos tiene etiquetados el gobierno a los ciudadanos que no tenemos fuero o algún puesto público; pero a los integrantes de la élite gubernamental, incluída ésta, cómo los hacemos vivir bien y hasta los enriquecemos muy explicablemente. ¿O no amable lectora (or). Vale.

Tal vez te interese...

COMENTARIO A TIEMPO

  FORTINO, UN SER AMOROSO, SEDUCTOR Y TRABAJADOR XXI Por Teodoro Rentería Arróyave VIGÉSIMA PRIMERA …

Powered by themekiller.com