Home » Deportes » TALAVANTE TORERO HETERODOXO

TALAVANTE TORERO HETERODOXO

Por Manolo de la Laguna
Con mucho sol, poca gente en el gran pozo y algunas majas para desparramar la vista, se dio la décimaquinta corrida de la temporá, donde el ganadero encargado de enviar las reses a lidiar, fue Julián Hamdan, encajonó 6 animales 6 justos… bueno, con cierta presencia, cómodos y nada más ¿bravura?, pero cómo quereís, aficionado e iluso lector (a), pedirle peras al olmo o buscarle 3 pies 3 ar gato, sabiendo que tiene cuatro ¿ah verdad?, sin embargo, cuando la gente se divierte en el embudo grande, como es la que paga y hace el espectáculo taurino, pues ni hablar del peluquín, en gusto se rompen géneros y en… etc., etc., etc.
Antes de entrar al detalle de la corrida, la ausencia del Juli, en ruedos mexicanos, debido al accidente carretero que sufrió por el rumbo de la bella ciudad de Badajoz, España, donde se fracturó el braso izquierdo, muchos carteles en provincia, se tuvieron que modificar, entre ellos, el de la feria de Villa de Alvarez, Colima, donde nos vestiremos de charros, para estar en la simpar «Petatera», si es que no nos petateamos antes, porque en esto de la vida, nadie la tenemos comprá, por eso hay que vivir el día, como si fuera  el último de nuestra corta existencia y de paso encomendarse al Gran Maestro, para que nos permita tener nuestra BARRERA DE SO, allá en el Eterno Oriente, donde, queramos o no, tendremos qué partir plaza, si es que no engrosamos las huestes de Luz y Fuerza.
El cartel fue de chile, de dulce y de manteca, por un lado el tlaxcalteca Uriel Moreno, que lució un feo terno en gris plomo y oro; por otro, el capitalino José Maurio, elegantemente ataviao en un vestido verde botella, recamao en oro y el español, Alejandro Talavante, en un bonito traje paja, adornao en oro; diestros que uno a uno, saludaron desde el tercio antes de que saliera por la puerta de los… ¡Ozú!, el primer ejemplar de don Julián (nada qué ver con el perro negro), que se llamó «Cazador de Sueños», siendo recibido por el director de la lidia, al cual El Zapata no veroniqueó, porque el bicornio no embistió, por lo que, de «mutu propio», el de Tlaxcala, banderilló sin mucha suerte, logrando una faenita entre azul y buenas noches, la cual, eso sí, coronó con un estupendo estoconazo, para cortar la primera oreja de la tarde, oreja que con «Honda Huella», después de colocarle también los palitroques, no pudo conseguir. En su primero, Uriel ejecutó el quiete del invisible, según los enteraos y en el segundo, el quiete de la zapatina, ambos gustaron a lo diletantes.
Como segundo espada, Pepe, recibió a «Tx»  (quien sabe qué demonios querrán decir estas letras), donde saludó desde el tercio por un gran par de banderillas, el subalterno Sergio González, luego salió «Suena Bien» que resultó desafinao. Fue el peor lote del encierro, por lo que Mauricio, haciendo de tripas corazón, regaló el séptimo de la noche: «As de Corazones» y el torero de Mixcoac, convenció al graderío con su toreo elegante, serio, fino, con sabor del bueno, sin estridencias, con verdad, caminándole al toro, donde todo lo hizo el matador… bueno, con cierta colaboración del burel por el lado izquierdo, que arrancó los oles; como lo mata de un soberbio estocadón, logró llevarse en la espuerta, una oreja, que fue como oxigeno para este buen torero mexicano, que necesita un triunfo contundente en la plaza que da y quita, para no quedarse a la zaga.
De la tierra de Nando y Chabela, «La Cato», nuevamente piso el albero de la Catedral taurina, Alejandro Talavante, ese torero nada ortodoxo, pero sí heterodoxo que recibió a «Jachiko», regalándonos cuatro deliciosas verónicas y un remate tan pinturero, que pareció agitanao ¡coño!, luego vino el toreo, bueno, con aroma de perfume de mujer por su exquisitez, que cuativó al cónclave, porque también la pintureria se dejó ver en esta faena que, con mucho tino, realizó Talavante, donde su toreo, en nada se parece al común de los demás; como clava certeramente la toledana,  logra cortar 2 orejas 2, para ser el triunfador de la tarde, salir a hombros y por la puerta grande, ganándose el derecho de estar en el cartel de postín del 5 de febrero. Luego cerraría plaza «Orgulloso» y nuevamente Alex, dejó ver el sitio que trae, las ganas de triunfar en grande y de sentirse un torero consentido de la afición mexicana, porque a este maestro del arte de Cúchares, también le gusta la embestida templá del «mecsican bull» y el sentimiento de la afición azteca ¡Olé!. Vale.

Tal vez te interese...

Dinero, sexo y elecciones

  Eduardo Borunda Escobedo Los procesos electorales tienen una lógica muy simple en donde se …

Powered by themekiller.com