Home » Expresión » TRIUNFANDO BAJO LA LLUVIA

TRIUNFANDO BAJO LA LLUVIA

Por Manolo de la Laguna.
Europa se recuperada de la Segunda Guerra Mundial, pero en Corea, la sangre todavía corría a raudales, en el paralelo 38, corría el año de 1952, éramos unos mozalbetes adorables; de pronto apareció una película musical tipo Brodway, que fue lo mejor de su tiempo: Singin’n the Rain, protagonizada por Gane Kelly, la preciosa Debbie Reynolds y David 0’Conors. Cómo ha pasao er tiempo ¡joder!, ahora ya «semos» señores grandes, señores de mucho respeto y de mucha consideración (lo guapo no se nos ha quitao, conste), eso sí, todavía tenemos cuerda para rato, para no decir que sexulamente todavía estamos sobraos y olé, por lo que vivimos a plenitud, como si hoy fuera el último día de nuestra corta existencia. Y pensar que hay tipos que trabajan como si nunca se  fueran a morir. No saben lo que es la vida.
Habrá muchas lectoras (es) que se acordarán de la buena película Cantando Bajo la Lluvia y quizá, al leernos, estén suspirando y por sus mejillas, rueden un par de lágrimas furtivas, en recuerdo de algún romance juvenil de aquellos de manita sudada, época en que gracias a Hiroshima y Negasaky, entramos a la Era Atómica y una década después, a la Era Espacial, en plena Guerra Fría, hasta convertirse los Estaros Unidos, agotao er comunismo, en el país egemónico por excelencia, sobre la faz de la tierra, al cual las naciones, (sobre todo las débiles como la nuestra), se sujetan a los caprichos del vejete der Tio Sam.
Así, toreando con er capote con una sola mano, llegamos al tema taurino de esta semana, pues si recordamos una vieja película (el séptimo arte), es porque uno de los nuevos doctores mexicanos en tauromaquia, que además es torero de dinastía por correrle sangre taurina a raudales por las venas, como Diego Silvetí, triunfó en Las Ventas de Madrí, precisamente toreando bajo la lluvia, logrando cortar una oreja, mas que nada por su casta torera. por su pundonor, por sus cojones, por su actitud, por su enjundia, pues realizó una faena de valor, de entrega, riñonuda y el presidente, al igual que la afición y los inconformes del tendido 7, así la vieron, por lo que er torero de Guanajuato, paseó felíz su trofeo, por el albero venteño.
Otro día, en la Catedral del Toreo francés Nimes, Diego confirmó su alternativa de manos de Julián López, El Juli y Alejandro Talavante, como testigo, logrando cortar el mexicano, otra merecida oreja, lo cual ha hecho que los especialistas del mundillo taurino, volteen sus ojos hacia hacia este buen torero azteca, quien a nuestro juicio, debe ratificar su triunfo de Las Ventas, a la primera oportunidad, en una auténtica tarde de toros, para que su reciente faena, no vaya a ser clavel de un día o si lo prefiere a ritmo de tango, Clavel del Aire.
Bien por Diego Silveti, hay que triunfar muy fuerte una tarde sí y otra también, tanto en España, como en Francia y de esta manera, regresar a México, con un buen cartel, se haga figura y llegue, por que no, a ser torero cimero aquí y allá, pues no debe desaprovechar las oportunidades que le den los empresarios de la tierra del Cid y del Suspiro del Moro. Vale.

Tal vez te interese...

Chihuahua en el tiempo

    Un retrato de los primos Manuel, Alberto y Agustín en un estudio fotográfico …

Powered by themekiller.com