Home » Expresión » SOL Y SOMBRA

SOL Y SOMBRA

Por Manolo de la Laguna
Se repite hasta la saciedad, que todo tiene un principio y un fin, se nos cierra la mente y en cuanta ocasión tenemos, lo volvemos a decir o escribir, sin ponernos a meditar, reflexionar o pensar, de qué otra manera lo podemos señalar, usando también el chocante alfa y omega, porque creemos que con eso «semos» de lo más culto del planeta, incluído el de los toros, donde decimos y redactamos cada barbaridaaad, pero bueno, algo hay qué escribir y sobre todo para que lo entiendan nuestros congéneres, que les guste la fiesta brava (tercos a llamarla así), a la cual, cada semana nos referimos, para gusto de algunos y disgusto de muchos.
Entonces, siguiendo las malas costumbres, la temporada grande 2012-2013, ha llegado a su infelíz término ¡coño!, es decir, ya tuvo su principio y su no tan… buen fin, como ya lo señalamos, repitiéndolo nomás por ¡joder!, donde desde er punto de vista económico, la empresa no debe quejarse, bueno sí se va a quejar, cuando pague los impuestos, si es que los pagan, pues recordemos que en este México nuestro, todo se puede, hasta seducir a Lolita (la de hacienda, no la del canal 2. Conste); en cuanto a lo taurino y únicamente en cuanto a lo taurino, la temporada otoño-invierno, en la sesentona plaza cercana a la avenida de Los Insurgentes, fue de Sol y Sombra, según nuestro muy particular y atinado, leal saber y entender.
La precitada temporá, arrancó, como los cuartos de milla, muy bien, no nos cabe la menor duda, la jóven baraja taurina mexicana, dejó ver, en el ruedo, que también en San Juan hace aire y una que otra polvareda, pues los nóveles matadores de toros ¿bravos? de diferentes partes del país, triunfaron ruidosamente y no se achicaron ante los diestros de allá, quienes, si bien es cierto que también triunfaron, volvieron a hacer sus berrinches y los que les vino en gana, donde sobresalieron Enrique Ponce, Julián López, «El Juli», Pablo Hermoso de Mendoza y hasta el torero a quien hemos dado en llamar heterodoxo, Alejandro Talavante.
Que aztecas y gachupas armaron la escandalera (sol), con toritos boyantones y ductiles ¡claro! que sí y las orejas, sin tomar en cuenta lo defectuoso de las estocadas, se otorgaron al por mayor, siendo er colofón, lo sucedido en la última corrida, donde un subalterno juez, repetimos: De cuyo nombre sí nos acordamos pero no le queremos   escribir, ante un retador desplante de un rejoneador y una faena de trapazos y embrollos muleteriles, soltó orejas y hasta un rabo, actitud con lo cual le que se le resta seriedad, a la que otrora fuera la más bella de todas las fiestas y al paso de como van las cosas, dicha fiesta no necesitará de los antitaurinos para desaparecer, pues de ello se encargarán sus propios protagonistas, empresarios, ganaderos y toreros.
En cuanto ar ganao ¡coño!, el común denominador fue la mansedumbre (sombra), si estamos equivaos, favor de demostrarnos lo contrario, por eso en su momento escribimos y no a toro pasao, que en cada tarde, los toreros, todos, estuvieron muy por encima de las reses que lidiaron y sus triunfos, bien podemos etiquetarlos, salvo opinión en contrario, como triunfos sin gloria, en una plaza México, que desde su inauguración, jamás ha tenido seriedad , mucho menos prestigio. ¿toros artistas?… mis destos. Vale.

Tal vez te interese...

DESTRUYENDO EL FUTURO

  Cuauhtémoc Monreal Rocha Nunca puedes planear el futuro a través del pasado. Edmund Burke, …

Powered by themekiller.com