Home » Deportes » OREJA Y CORNADA

OREJA Y CORNADA

CABO SAN LUCAS, B. C. S._ En el mar la vida es más sabrosa, pero solo en el ruedo, la fiesta brava luce, aunque en esta tercera novillada de la temporada chica, nuevamente Eolo y Tláloc, hicieron de las suyas y dicha fiesta, pierde su encanto, su glamour, su charm, pues no olvidemos que es fiesta de seda, sangre (que la hubo) y sol, habiendo sido la entrada, para las inclemencias del tiempo que prevalecían en esa parte sur de la capital del país, buena, unas cuatro mil personas,  que vieron a dos jóvenes novilleros mexicanos y uno español, enfrentarse a un encierro de Jorge María, que para unos fue bravo y para otros fue descastao, aunque nosostros, solo lo vimos editado, desde estas hermosas aguas surcalifornianas, donde acostaos en la playa, nos rascamos la barriga, lejos del mundanal ruido, al cual volveremos en breves días.
A Ricardo Frausto, vestido de grana y oro, le tocó ser el segundo espada y la gente fue a verlo nuevamente, pues el hidrotermopolitano, deja constancia de sus dotes de torero, de que quiere el triunfo y para el efecto, aparte de conocimiento, le echa valor al asunto, tiene carácter, afición, su têcnica, sin llegar a ser perfecta, la conoce, está ahí, en el terreno adecuado y si es necesario, lo invade, con tal de sacar el muletazo y arrancar el ole, pero su pecado capital es, como le sucede a la mayoría de los toreros de hoy en día, la espada, la suerte suprema, no saben matar con la izquierda y claro, pinchan, pinchan y pinchan, lo que nos hace pensar que la punta del acero es roma, aunque no la ciudad de las 7 colinas 7, porque eso es otra cosa, que no vamos a escribirles ahorita. Salú porque está fuerte la calor y una Bohemia, no cae mal. En esta tarde, el novillero de Aguascalientes, al intentar una dosantina, fue empitonao por el novillo y ¡pácatelas!, le pegó la corná en el muslo derecho, que tardará en sanar, de tres a cuatro semanas. Frausto dio la vuelta al ruedo en su primero y saludó desde el tercio con el que fue herido.
Y como ya alteramos el orden de la antiguedad de los novilleros, el cartel lo cerró un chaval español Borja Jimênez, vistiendo de azul y oro, quien tambiên llamó la atención de los pocos aficionados novilleriles y la verdad sea dicha, aunque er sevillano toreó por primera vez con caballos, despuês de 70 novilladas 70, sin ellos, quê demostró aparte de valor: Escuela, têcnica, sitio, conocimiento de los 3 tiempos 3 de la suerte, recibir, templar y mandar  y por ende, lo que hizo en el ruedo de la Mêxico, gustó y la gente se le entregó desde el segundo tercio, pues Borja, es un torero completo y a la hora de matar ¡Josú!, hace bien la cruz, dejando un soberbio estoconazo, para cortar una oreja, que el hispano pasea felíz por el ruedo, pues en su primero, ya había saludado desde el tercio. No obstante que el viento molestó la labor del diestro, êste se impuso a las circunstancias y triunfó, acomodando en el esportón, su primera oreja, que irá, sin duda alguna, hasta la hermosa tierra de La Giralda y El Guadalquivir de Lorca. Jimênez repetirá, a no dudarlo, muy pronto, en la plaza que da y quita.
Ahora terminaremos por el principio David Aguilar, enfundao en un traje rosa y oro, fue el primero en el cartel, ¿por quê? solo Dios sabe y la empresa, pues el muchacho demostró verdor que no es lo mismo a decir, verde que te quiero verde, nada de eso, estuvo y anduvo mal en el ruedo, no sabía quê hacer y así, francamente, no se puede ser torero, aunque venga de la hermosa tierra de Puebla de Nuestra Señora de los Angeles, rodeada de volcanes, que ni por enterados se dieron de la actuación en la Mêxico, de David, que de haber sido bíblico, jamás hubiera vencido a Goliat, de tomaño pedradón, pues quizá se hubiera acobardao ¡coño!, pues el poblano anda mal con capote y muleta y los novillos, estuvieron por encima de êl, saliendo el muchacho de la sesentona plaza, con la indiferencia del público que soportó el chaparrón que se soltó, con el que cerró plaza. Ni modo, no creemos que Aguilar vuelva pronto a la Mêxico, lo que si es cierto es que ya mandamos pedir otra Bohemia, porque no aguantamos la calor cabense. Vale.

Tal vez te interese...

DESTRUYENDO EL FUTURO

  Cuauhtémoc Monreal Rocha Nunca puedes planear el futuro a través del pasado. Edmund Burke, …

Powered by themekiller.com