Home » Opinión » Feliz Navidad.

Feliz Navidad.

 

 

Feliz Navidad.

Eduardo Borunda.

Una blanca Navidad y que los días por venir nos muestren el camino que habremos de andar, nos indiquen la ruta adecuada para no cansarnos en un largo trayecto. Son momentos de paz y reflexión, de reunión familiar, de compartir el pan nuestro de cada día. La Navidad nos acerca a la reflexión diaria, a preparar una cena, una comida, un desayuno donde podamos compartir lo que tenemos con nuestros más allegados. Cabe preguntarnos ¿La Navidad tiene un significado especial en la vida de la sociedad?

Claro que la tiene, que no la recordemos como tal o bien la hayamos olvidado es diferente. El significado de la Navidad es el nacimiento del Niño Dios que se hace presente de manera humana entre el pueblo, nace, crece, convive, aprende, enseña su misión y da a escoger a sus seguidores el camino. Predica con sus palabras, “La verdad os hará libres”. Esa libertad que anhelamos como seres humanos es algo que llena de espíritu festivo a una sociedad deseosa de ver un mundo diferente. Esta una oportunidad única.

Existe una enorme necesidad de reflexionar en los pensamientos humanos en una sociedad que se aleja de Dios y del pueblo mismo. Es decir, no sólo es una sociedad más lejana de valores morales y religiosos sino que se ha convertido ensimismándose en un  materialismo que hace prevalecer el egocentrismo, las juventudes se encuentran con graves problemas de identidad, valores trastocados, la verdad como algo anticuado y la mentira como una actividad prevaleciente.

Precisamente el espíritu navideño hace que nos movamos hacia nosotros mismos en una reflexión de lo que hemos hecho, a lo que aspiramos, de lo que nos falta hacer en esta vida. Es temporada de alegría, de resonar campanas de felicidad, de reencontrarnos a nosotros mismos. De tener en nuestros corazones abiertos la posibilidad de dar lo mejor hacia los otros.

La cena de Nochebuena será un momento de reconquista de nuestros seres queridos. Convivir con los padres, los hermanos, los hijos y el resto de la familia es un motivo para recordar la importancia de la familia, valor fundamental de una sociedad mexicana como la nuestra. Es tiempo también para pedir perdón y perdonar.

La cena de este 24 de diciembre como la de cada año hace que el mundo entero se paralice por horas, esperando la llegada del Mesías, es Nochebuena. Autores como Georg Friedrich Händel han plasmado en sus oratorios la alegría de la llegada de Jesús a través de su música, el famoso Aleluya y el cántico El Mesías son obras de fe, esperanza y caridad, no sólo son valores morales sino son las voces dulces que requiere el alma más pura en estás fechas decembrinas. La pregunta es ¿Las ha escuchado Usted amable lector? En caso que no, lo invitamos a que lo haga.

Por lo pronto y acompañados de los ricos tamales, pozole, menudo, buñuelos, guisados y hasta la condimentación de pollos, pavos y piernas harán que la cena sea todo un manjar que llegará desde la casa más modesta en dónde sin dudas, habrá risas, felicidad, alegría y los mejores deseos que compartiran sobre la mesa con sus manteles especiales para la ocasión que lo amerita.

La Navidad es un espacio de reflexión y de reencuentro. Les deseamos a todos quienes nos leen a través de este espacio de comunicación los mejores parabienes. Que en su casa no falte ese espíritu navideño y que el acercamiento entre padres, hijos y hermanos sea siempre un valor tradicional de la familia para recordar la tradición cristiana que recuerda el nacimiento del Niño Dios, Feliz Navidad.

Tal vez te interese...

BARRERA DE SOL

Facebook WhatsApp Twitter  BARRERA DE SOL CIUDAD CONDAL Manolo de la Laguna Qué lamentable que …

Powered by themekiller.com