Home » Opinión » PALITROQUES

PALITROQUES

Triunfó el Payo.                      

      Por: Manolo de la Laguna.    

 
Quien iba a decirlo que en el ocaso de nuestra vida alegre, se nos iba a dar el trato de personalidad, muchas, muchas gracias a Rafael, a doña Cecilia, a Ramón y a Gustavo y a todos los amigos que tanto por el «Emilio», como el «Celulitis» y el teléfono de casa, nos han hablado para felicitarnos, por tan magnífico reportaje, lo cual nos obliga a escribir… mano amiga, tradición que obliga, pues asi como la salud se cuida, la amistad, la verdadera amistad, se cultiva dia a dia; a todos nuestros compañeros periodistas y amigos, nuevamente, muchas gracias y aqui estaremos echando la pata «pa’elante», como los  toreros caros, hasta que el Gran Hacedor, nos llame (esperemos que no sea pronto) a hacer er paseillo eterno ¡joder!.
 
Dese luego, los que no vieron el reportarje, no saben de lo que se perdieron, como los aficionados al toro que el domingo pasao no vieron, via televisión, la tercera corrida de la temporada grande, donde Javier Bernaldo de Quiroz, envió un encierro mas o menos bien presentado, pero manso, descastado, falto de fuerza, como ahora se acostumbra soltar en esa cazuelota llamada la Catedral del toreo, pero donde definitivamente, desaparecio EL TORO BRAVO, CON TRAPIO Y EDAD.
 
Elegantemente vestidos Sebastián Castella, de  malva y oro; Octavio García, El Payo, de grana y oro y Juan Pablo Sánchez, enfundado en un terno de eburnea seda, recamao en plata, antes de saltr el primer, manso de la tade, saludaron desde el tercio, llevándose la primera ovación de la tarde, como suele suceder en cada corrida, lo cual anima y calienta los tendidos, ahora abarrotaos por los nuevos «aficionados», que resultan unos verdaderos villamelones, como lo demostraron en esta tercera corrida, al meterse injustamente, con el rubio torero queretano.

La tarde fue para Octavio García, por haber hecho una faena de torero valiente, riñonudo, volando por los aires, al estar pisando terrenos prohibidos, pero que no se amilanó y siguió ahí, donde huele a cloroformo, logrando cortarle una oreja al tercero de la tarde de nombre «Labrador», oreja que le fue injustamente protestada, no permitiendo esos villamelones, que el nativo de Querétaro, dira la vuelta al ruedo en medio de fuerte ovación, protestas que se inciciaron antes de que  Octavio se tirara a matar, preguntándose el diestro de qué se trataba, pero protestada y todo, El Payo se ganó la oreja a ley, lo cual lo convirtió en el trinfador de la tarde; lamentablemente en el quinto, «Luz de Luna», los reventadores volvieron a meterse muy duramente con el diestro, pero pronto volverá a la México y les tapará la boca a esos «conocedores» 
 
Confirmó su alternativa Juan Pablo Sánchez, con «Artista» de manos de Castella y atestiguando el rito, Octavio, para después esperar al que cerro plaza «Pescador» y como toreo el muchacho, que nunca piso la plaza Mexico, como novillero, realizando una estupenda faena con muletazos largos, largos, como ha tiempo no se veía, marcando en perfecfta simetría, los 3 tiempos 3 de la suerte, recibir, templar y mandar, cómo gozó el toricantano su faena artística, y cómo se la coreó el público, los óles se escucharon hasta el mismísimo jardín de San Marcos, pero….ese maldito pero, llegó la hora de matar, la suerte suprema, según el cánon taurino y er gozo se fue al pozo, pues Juan Pablo, pinchó, pichó y pinchó, luego descabelló, descabelló y descabelló y como si eso fuera poco, después de haber logrando una gran faena, perdiendo el seso o quizá a su apoderado, se le ocurrio regalar un manso y ahí quedo todo, pero lo hecho por este chaval, quedó para la historia, pronto lo veremos otra vez, en esa sesentona plaza, al que puede ser el torero que  espera la afición, solamente hay que echarle también, toros de verdad. Vale.

Tal vez te interese...

8M, la  Conmemoración.

  8M, la  Conmemoración. Eduardo Borunda Lo que este día 8 de marzo se conmemora …

Powered by themekiller.com