Home » Deportes » ¡GOOOOOOL! SE VISTIO DE AZUL

¡GOOOOOOL! SE VISTIO DE AZUL

En español Múnich, en alemán, nuestro idioma materno, München, es la capital de Bavaria o de Baviera, con la mejor calidad de vida en Alemania y por su importancia, la tercera ciudad germana; la acompañan en varios kilómetros, las ondas del rio Isar, aparte de estar rodeada de algunos lagos; el lugar es «molto presiosso», amén de que es la tierra de la cultura y la cerveza, alemanas, por excelencia, del B M W y otras linduras que, en este espacio, sería largo ennumerar; tiene dos escudos, er chico y er mayor, en el chico aparece un monje benedictino todo vestido de negro, teniendo en la mano izquierda un libro de juramentos y la mano derecha exteneida y el mayor, tiene ar mismo monje, solo que debajo de un portal, pintao de rojo, escudo que se usa solamente en las celebracciones muy solemnes de la ciudad. Lo leí en Novedades. (póngale música).

Desde luego er furbol, como decimos en España, es su deporte favorito, a nivel profesional es la cuna del Bayern München, oncena que ha ganao varias veces la Bundenliga, equipo que el sábado pasao, paralizó a Europa Central y sus alrrededores, al disputarle la Copa Europea, al equipo inglés Chelsea, fue un juego exasperante, monótono, aburrido durante los 90 minutos 90 que duró el encuentro, triangulaciones sin ningún sentido, sin ningún fin, balonazos por doquier  y un correr de rojos y azules, como tontitos, detrás de la pelotita, que no coducían a nada, eso sí, la escuadra alemana era dueña de la cancha, estaba en casa y sus seguidores querían, una vez más, er triunfo de su equipo.

Por su parte, los «sires» de la Pérfida Albión, andaban perdidos en el césped, en el zacate, en la hierba (en el buen sentido del término deportivo), no se encontraban, no estaban perdidos, pero andaban desorientaos ¡majo!, de repente hacían como que reaccionaban, pero pronto se apagaban, así terminó el partido, las caras en la tribuna, eran de desesperación, de cansancio, de astío, de no lo podemos creer, juegan, pero no anotan, llegan, pero no concretan, por fin allá al final del «secondo tempo» ¡pácatelas!, el Bayern, en un remata de testa, anota el gol y la Orejona, como que se mueve para el lado de los alemanes, mas como no hay felicidead completa, otra vez ¡pácatelas!, los ingleses, con otro remate de cabeza, empatan la pizarra y aquello termina uno a uno, hasta agotar los tiempos extras. ¡Uuuuf!.

Llegaron los penales y con ellos a sudar frio (antes el portero inglés paró, detuvo, tapó, un penalti mal tirado por los arios); por fin  la emoción domeñaba el escenario, la cancha, la tribuna; el suspenso se sentía en er medio ambiente, la cruel incertidumbre (así dice la canción) también y la pregunta surgío: ¿Quién se llevará la copa, de qué color se vestirá? y ante dos fallas de los teutones, La Copa Europea, conocida en er bajo mundo del furbol como La Orejona, se vistió de azul, se la llevaron pa’su tierra, los ingleses, aquello fue la locura en la isla del Almirante Nelson, donde hasta la comadre Chabela, se ha de haber aventao ¡coño!, dos o tres güiscachos, al ver como sus súbditos, habían conquistado a fuerza de lágrimas, sudor y sangre, er codiciao trofeo eurpeo, que se vistió de azul, como una ojera de mujer. Tan, tán.

Tal vez te interese...

¡Se impone el Basquetbol en el 2020! ; Verónica Arroyos recibe el mayor número de votos para el Nicho de los Inmortales.

¡Se impone el Basquetbol en el 2020! Verónica Arroyos recibe el mayor número de votos …

Powered by themekiller.com