Home » Expresión » DEGENERACION DEL TORO DE LIDIA

DEGENERACION DEL TORO DE LIDIA

Por Manolo de la Laguna

Vamos a perdernos dos o tres corridas de toros de la temporada grande allà en Mèxico, asuntos familiares nos obligan a dejar esta tierra serrana y esa es la razòn por la que nuestros amables lectores (as) no podràn enterarse sabiamente, de lo que suceda en el coso de Los Insurgentes, salvo lo que vean a travès de la TV, ya estaremos de regreso y entonces, ya veremos dijo un ciego, por lo pronto vàmonos de viaje, llevando como copilota a la inseparable señora Manchega, rogàndole a Dios nuestro Señor, Todo Poderoso, nos de paciencia, mucha paciencia, para poder soportar, todo lo que se le antoje a la media naranja. Cosas del matrimonio Mio Cid.
De todos los taurinos es sabido còmo anda la fiesta tanto en Mèxico, como en España, respecto a la mansedumbre de la reses que se torean, con el agravante de que acà en el suelo azteca, los toreros españoles han degenerao aùn màs, la bella fiesta, al lidiar becerros o pequeñejos, como alguien por ahì les dice, en lugar de toros con edad, bravura y trapìo, pero eso sì, cobrando las perlas de la virgen, sin saber si son las de Guadalupe o la Macarena, mientras que a los toreros mexicanos, por el simple hecho de serlos, torean los mismos animales, no les pagan igual que a los que vienen a hacer la Amèrica, mal atàvico del siglo XVI.
La degeneracion del ganado de lidia en ambos laos del Atlántico, no es de ahora, data desde el tiempo de la Guerra Civil española, contienda fraticida que afectò de manera muy significativa al ganado bravo, amèn del hambre y la necesidad, que azotò a la penìnsula, sembrando el caos y la anarquìa, que devastò pueblos enteros,
donde muchos ganaderos de bravo, fueron asesinados arteramente, llegando la depredaciòn ganadera a los encastes de Jijona, Vistahermosa, Espinosa-Hidalgo y desapareciendo las ganaderías de Juliàn Fernàndez, Marquès de Albayda, Ayala, Manuela Agustina Flores y Vicente Martìnez.
Miles de toros bravos fueron sacrificaos en la guerra española, luego, surge la comodidad de los toros y los matadores comienzan a preferir castas a modo, es decir, con poca o nula bravura, pocas hechuras (trapío) y el despuntao de las astas, surgiendo en la escena taurina, con este torito a modo, el que màs tarde serìa llamao El Monstruo de Còrdoba, Manuel Rodrìguez «Manolete»; el mal ya estaba hecho y al paso de los años, surge en Mèxico, un Demonio de Pasiòn, Manolo Martìnez, quien conjuntamente con su compadrito Chafik, crean un torito a modo, chiquito, ratonero, por lo que a todo animal con estas caràcterìstica, se le dice que està achaficao ¡joder!.
Al morir el mandòn regiomontano, el mal, otra vez, ya estaba hecho y lo disfruta a plenitud Eloy Cavazos, toreando animalitos por doquier y engañando a la afición, hasta su retiro (no vuelvas Eloy, por lo que màs quieras, no vuelvas, «remember»: Toro de cinco y torero de vieticinco, no de sesenta y cinco), ahora en la actualidad la bravura ha desaparecido del campo bravo español y no se diga en Mèxico, paìs donde todo se puede, hasta darle gato por liebre a la afición que concurre a la Catedral del toreo, temporada tras temporada, por eso nos atrevimos a escribir estos renglones con datos tomaos del estupendo libro de Carlos Arbella, de Manolete a Josè Tomàs.
Si algunos despistaos  creyeron que lo anterior lo leìmos en Novedades o lo vimos en Natinal Geografic, se llevaron er chasco de su vida y de bajada, pues el libro señalao, nos ilustrò y como las cosas en la actual temporada grande no se han dado del todo bien, respecto al toro bravo, su trapìo y su cabeza, hay màs o menos enteramos a los aficionados (as) que nos lean, que el tamaño de los toros, de sus cuernos y su falta de bravura, data desde hace tiempo, llegando ahora al descaro las sedicentes figuras españolas, de venir a jugar al toro en la temporada invernal mexicana, mientras allà en su tierra, llega abril y con èl, las fallas de Valencia. Vale.

Tal vez te interese...

DESTRUYENDO EL FUTURO

  Cuauhtémoc Monreal Rocha Nunca puedes planear el futuro a través del pasado. Edmund Burke, …

Powered by themekiller.com