Home » Estado » Especial: Podría ‘El Niño’ acabar con sequía

Especial: Podría ‘El Niño’ acabar con sequía

Chihuahua.- Las condiciones climatológicas de los próximos meses, serán de lluvias constantes similares a las de 2008, cuando se inundaron ciudades como Parral y Ojinaga, que aunque servirán para paliar un poco los estragos generados por la sequía que azota a la entidad desde hace dos años, representarán como en aquella ocasión, un riesgo para la población que vive en zonas peligrosas.

De acuerdo con información del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), el fenómeno del “Niño” impactará particularmente durante los meses de julio, agosto y septiembre en toda la entidad.

Las primeras precipitaciones ya empezaron a registrarse desde la semana pasada en diversos puntos de la entidad.

El atlas de riesgo dado a conocer por el Ayuntamiento de Chihuahua, revela que hay en la ciudad al menos diez colonias que corren riesgo fuerte de inundación, situación por la que en coordinación, las direcciones municipales de desarrollo urbano y ecología y obras públicas, realizaron acciones para la limpieza de los principales ríos y arroyos.

Salvador Echavarría, meteorólogo de la Unidad Estatal de Protección Civil, dio a conocer que será un buen inicio el que tenga la temporada de lluvias, por la intensidad con que se presentarán.

“Habrá un incremento considerable de lluvias en esos dos meses, ojalá se cumpla, porque se manifestará el fenómeno del Niño, que trae consigo muchas precipitaciones”, dijo el especialista con base en el pronóstico preliminar.

Indicó que las lluvias serán suficientes para solucionar la problemática que se tiene, por falta de riego o pastizales para el ganado y por eso, ante la entrada del verano, las temperaturas no serán tan calurosas, como se han presentado en las últimas semanas.

Consideró que lo ideal es que caigan en esta temporada de 15 a 20 mil milímetros cúbicos de lluvia, suficientes para llenar las presas, aunque aceptó que no hay la suficiente preparación para las contingencias que surjan.

“Con lluvias el agua correrá en todos los ríos, pero se habla de un promedio general, es decir, puede ser que no llueva tanto en la ciudad de Chihuahua, pero lo que llegue a caer, será mayor a lo que cayó en al menos los últimos dos o tres años”, precisó.

La temporada de lluvias en 2009, causó graves estragos en varias poblaciones del estado, por la falta de previsión de las autoridades, que no tomaron las medidas adecuadas para evacuar a las familias cuyas viviendas estaban en zonas de alto riesgo.

Cabe recordar que en septiembre de 2008, la ciudad de Parral fue parcialmente devastada por el crecimiento del caudal de uno de sus principales ríos, 16 de las 54 colonias que comprende esta localidad sufrieron serios daños, además hubo al menos 15 personas muertas.

En agosto, las lluvias también habían ocasionado estragos en Juárez, Cuauhtémoc y en esta capital, donde hubo inundaciones en varias viviendas, aquí hubo dos muertos más.

Además, la totalidad de las presas en el estado llegaron a su límite, todas empezaron a derramas y la Comisión Nacional del agua debió emplearse para ejercer el control en las corrientes, con el manejo adecuado de sus compuertas.

La apresurada construcción de un bordo en las cercanías de la presa Las Vírgenes, evitó apenas que ocurriera una tragedia en el pueblo de Meoqui, situación que no pudo evitarse cuando llegaron las corrientes a Ojinaga a través del Río Conchos, donde hubo una inundación de grandes dimensiones, lo que llevó a cerrar la frontera con Presidio, Texas.

SE VA LA “NIÑA”, LLEGA EL “NIÑO”

El fenómeno “El Niño” está relacionado a un cambio de corriente marino, que se ve influenciado por los vientos del pacífico, lo que tiene muchas repercusiones, como incendios en Indonesia, calor en Australia, pero también lluvia intensa en los Andes y en América del Norte, por variaciones anormales de las temperaturas de las aguas y de la atmósfera, señala un estudio de este fenómeno.

Pero estas condiciones, no suelen pasar siempre y es más aleatorio, pero cuando ocurre, se caracteriza por corrientes más frías.

El Niño (se refiere al Niño Jesús), es el nombre que los pescadores peruanos le dan al calentamiento de las aguas superficiales del Océano Pacífico, que tiende a verificarse cerca de la Navidad. Se trata de un fenómeno natural recurrente con ciclos más o menos regulares (en promedio cada cuatro o cinco años).

Se presenta normalmente, en el sur del Pacifico, casi al nivel del Ecuador, la dirección de los vientos y las temperaturas de los corrientes están perfectamente regulados, lo que suele ocurrir no cambia de un año al otro.

En cambio, el fenómeno de “La Niña”, que se observa desde hace 130 años, tiene características contrarias.

De manera global, “La Niña” es un fenómeno de enfriamiento anormal de las aguas del océano pacífico, ocurre después El Niño pero no a menudo.

HAY AQUÍ 22 COLONIAS CON RIESGO DE INUNDACIÓN

Las obsoletas instalaciones que tiene el sistema de drenaje y las zonas en que muchas se encuentran, colocan en alto riesgo de inundación al menos diez colonias de esta ciudad, de acuerdo con un informe emitido por el cuerpo de bomberos y la unidad municipal de protección civil, con base en datos del atlas de riesgo de la localidad.

Esta determinación se basa en la altura de las zonas, la salida de las corrientes pluviales y los lugares con desagüe más amplio.

En total, son diez colonias en riesgo de inundación por la zona en que se encuentran y otras doce por contar con un inadecuado sistema de drenaje sanitario, particularmente aquellas que están pegadas a arroyos o se localizan en puntos que por gravedad, son cauce natural de agua o encharcamientos.

La recomendación emitida por la UMPC, es mantener limpias las coladeras, no tirar basura o escombro en alcantarillas, barrer para evitar que se acumule la basura, y en caso de que el agua ingrese por la coladera, tapar con bolsas y trapos.

En riesgo de inundación se encuentran las colonias, Quintas Carolinas (calle Monte Everest), Infonavit Nacional (Juan Escutia y González Cossío), Lealtad I y II (zonas bajas pegadas al arroyo), Santa Rosa (Calles 12, 10, 8 y 6ª.), Diego Lucero, Villa Vieja (zonas pegadas al Arroyo Magallanes).

Además el Barrio el Bajo (entre Tecnológico e Industrias), Granjas (zonas cercanas a arroyo), Magisterial(Av. universidad y Periodismo), Dale (calles 36, 34 y 32) y Jardines de Oriente( zonas Arroyo Cacahuatal).

Con problemas de inundaciones por drenaje sanitario obsoleto se encuentran la colonia Centro, Obrera, Santo Niño, Chihuahua 2000, Lealtad I y II, Santa Rosa, Cerro de la Cruz, Campesina, Granjas, Magisterial, Infonavit Nacional y Paseos de Chihuahua.

AYUNTAMIENTO SE DICE PREVENIDO

Tanto el director de desarrollo urbano y ecología Reyes Baeza Cano, como el titular de la dirección de obras públicas Carlos Vásquez Cano, señalaron que al momento se ha hecho el trabajo adecuado de prevención, para evitar cualquier contingencia en caso de que los pronósticos de lluvia fuerte para los próximos dos meses se hagan efectivos.

“Es permanente el trabajo, nosotros identificamos las zonas de mayor riesgo y pasamos el reporte a obras públicas y servicios públicos, para que hagan las labores de limpieza”, dijo Baeza Cano.

Dijo que la intención es tener los arroyos perfectamente libres de obstáculos para no tener ningún problema y que todo esto es parte del programa del Guardián Ecológico, que funciona desde el año pasado.

Lamentó que aun con los llamados a mantener limpios los lechos de los cuerpos de agua, hay personas inconscientes, que están acostumbradas a descargar basura o escombro en al algún arroyo, aun cuando al hacerlo ellos mismos son quienes se ponen en peligro.

Dijo que todos los arroyos y ríos que hay en la ciudad son peligrosos, por los escurrimientos que se presentan de las zonas montañosas, pero que todo el tiempo hay una revisión constante para buscar que se respete el derecho federal de vía, como ocurrió en meses pasados con diez familias de la colonia Villa, que se establecieron en una zona donde en 1990, hubo aquella inundación histórica.

“Es una ciudad muy grande y la tenemos en constante supervisión, pero hay gente que de la noche a la mañana llega y se queda a vivir en lugares inadecuados”, precisó.

Por su parte, Vásquez Cano abundó en que se mantiene el operativo constante de limpieza en los arroyos más conflictivos a lo largo del año, pero que en esta temporada intensificarán para garantizar que no haya taponamientos por basura.

A obras públicas le toca mantener libres los arroyos de la zona sur de la ciudad, donde destacan el de la Galera, los Perros, San Jorge, la Manteca, que son los principales afluentes, de los que se ha logrado retirar varias toneladas de basura, porque la población los utiliza como basureros.

“Queremos crear conciencia en la gente, ya que es la principal perjudicada por vivir cerca de estos sitios; ojalá se haga un llamado a la gente para que evite en medida de lo posible tirar basura”, explicó el funcionario.

PRECIPITACIONES SÓLO PALIATIVO CONTRA SEQUÍA

La llegada de precipitaciones pluviales a la entidad, luego de dos años de intensa sequía, no acabarán del todo con los daños dejados por esta, aseguró el presidente de la comisión de desarrollo rural en el Congreso del Estado David Balderrama.

“Está claro que no todo se resuelve en un año, porque hubo una grave afectación los agostaderos que aun lloviendo este año no se rehabilitarán de forma inmediata, todavía se requerirá de siembra de pastizales y sustituir algunos arbustos secos, para que esos agostaderos, tras dos o tres años con lluvias regulares puedan ser rehabilitados”, indicó el legislador.

Pero los beneficios inmediatos, sí serán para los agricultores temporaleros, porque hay algunas regiones que las pueden aprovechar, particularmente en la región noroeste, donde ya la época de siembra transcurre.

“Al llover lo suficiente en estas semanas que esperamos sea abundante, el problema no se resuelve por sí solo, se debe poner atención especial para rehabilitar los agostaderos y resolver la producción en la zona de temporal, donde ya el tiempo a estas alturas esta sobrepasado”, reiteró Balderrama.

Añadió que en el caso de las presas, al ser bien abastecidas prácticamente se asegurará el ciclo agrícola del próximo año, “pero lo primero y más importante es que los pronósticos se hagan efectivos y estas lluvias lleguen, ojalá que sean una realidad para el estado”, dijo.

Por su parte, el presidente de la Unión Ganadera Regional de Chihuahua Pedro Ferreiro Maíz fue enfático al señalar, que este año empieza una etapa de vacas gordas para la entidad, no solo porque los siguientes años serán favorables en la cuestión climática, si no porque los mercados internacionales está a modo para el sector.

“Actualmente tenemos la sequía que nos está flagelando, pero es tan noble la naturaleza que en cuanto llueva nos dará las condiciones para volver a producir”, celebró.

Tal vez te interese...

Prepara la UACJ el evento Conoce tu Universidad.

  El encuentro será virtual y se dirige a estudiantes de educación media superior febrero …

Powered by themekiller.com