Home » Deportes » TRIUNFO «ER PIRATA» DE JERE

TRIUNFO «ER PIRATA» DE JERE

Por Manolo de la Laguna
Nona corrida de la temporada grande, la entrada, acorde al cartel, habiéndose soltado ganado jalisciense de Villa Carmela, con buena presencia, pero nada más, antes del festejo, se le hizo un reconocimiento al mejor escultor mexicano-yucateco Humberto Peraza, artista que en sus mocedades, también calmó sus ancias de novillero, alternando con el Monstruo del toreo bufo, Mario Moreno, «Cantinflas», de quien, a la entrada de la México, se encuentra una escultura de cuerpo completo, hecha, precisamente, por el Maestro Peraza, acompañando en este homenaje a Humberto, el compañero periodista y taurino Rafael Loret de Mola, con quien de vez en vez, platicamos en el embudo de Los Insurgentes, ubicado en la colonia Noche Buena, para estar a tono, con el momento.
En el mundillo taurino, había alguna espectación por ver a un torero español que, pese a la adversidad, se viene sobreponiendo, después de haber perdido el ojo izquierdo allá en España, al salir de un par de banderillas, pues se tropezó y cayó frente a la cara del animal, quien le propinó una espeluznante cornada, que como ya hemos escrito, no ha amilanado al jerezano, quien sigue toreando por esas plazas hispanas, atravezando el Atlántico, para dejarse ver en la plaza más grande del mundo, donde antes de iniciarse la corrida, escuchó el grito de ¡torero!, ¡torero!, con cuyo grito, también cerró su actuación, pues  la afición capitalina, se le entregó al gaditano.
Al frente de la terna, reapareció en la arena capitalina, Federico Pizarro, vestido de solferino y oro, como su capote, con el cual torea sabroso a la verónica a «Defensor», donde escucha aplausos, por una buena vara, el picador Jorge Morales, para luego Pizarro, iniciar su faena de muleta, demostrando conocimiento mas que arte, dadas las condiciones de la bestia. Aplausos. Luego espero el capitalino a «Que viva el arte» y el defeño tampoco pudo lograr el triunfo, andando solamente ceremonioso pero hasta ahí. Aplausos. Difícil que Federico regrese pronto a la México, le falta carácter. Carácter, enjundia y actitud, que si le sobran a Juan José Padilla, quien vistió de nazareno y oro, para esperar a «Por Siempre» y luego a «Tradición», tíos con los cuales er jerezano, si bien no toreó con ortodoxia, si fue heterodoxo, animando ar tendido, al que ya tenía en la canasta.
En banderillas, Padilla invitó a Joselito a cubrir el tercio, el cual cuajaron toreramente, entusiasmando al cónclave por la forma en que colocaron los PALITROQUES; sin embargo el toreo der «Pirata» de
Jeré, fue en momentos  arrebatao, a veces alocao, a veces tremendista, pero siempre, siempre, echando la pata pa’elante, como si su visión ocular fuera completa, pues toreó por ambos lados; en el ruedo no solamente había un torero valiente, sino un hombre íntegro venciendo al miedo y si bien no hubo ligazón en las tandas, ni en los muletazos, la actitud demostrada por Padilla, le valió cortarle una 1 oreja 1 a cada toro, escuchando el grito de ¡torero!, ¡torero!, en su segundo enemigo, para, al término de la corrida, salir a hombros y por la puerta grande, para no regresar por el momento, ya que en breves días este hombre-torero, allá en España, será nuevamente intervenido quirúrgicamente de su ojo dañao.
Joselito Adame, de albo y oro, no tuvo suerte con «Aficionado», ni con «Raíces», ni con el toro que regaló «Siempre Unidos», al que le pudo haber cortado una oreja, de no haberse puesto pesado con el acero el hidrocálido, retirándose a las tablas en sus 3 toros 3, escuchando aplausos; Pepe no acaba de romper en la plazota y ya le hace falta, mucha falta, el triunfo grande, para no seguir a la zaga de sus nóveles compañeros. De la bravura de los toros, mejor ni hablamos. Vale.

Tal vez te interese...

Dinero, sexo y elecciones

  Eduardo Borunda Escobedo Los procesos electorales tienen una lógica muy simple en donde se …

Powered by themekiller.com