Home » Expresión » DESCUIDADO Y CARO

DESCUIDADO Y CARO

Por Cuauhtémoc Monreal Rocha

El progreso consiste en el cambio. Miguel de Unamuno, filòsofo y escrito español.

Mis queridas contlapachas (es), el calor ha llegao ya y pronto, todos los fronterizos (as), andaremos de un humor de todos los demonios, màs si se nos descompone la bomba del agua del aire, entonces sì arde Troya, pues què mortal, incluìdo el compadre Carlos Slim Helù, no le molesta que le lleguen al bolsillo, por lo que si econòmicamente andamos arrastrando la zalea, mejor ni le seguimos, por lo pronto, màs jugos para la doña y los críos y para el Rey del Hogar… sus chelitas bien helodias.

Ahora permìtasenos presumirles que continuamente, en compañía de la señora Manchega, la Infanta Mayahuel y la reina Sophìa, salimos a comer a donde se nos antoja, siempre y cuando los chelines del patròn alcancen en el lugar que elegimos, porque siempre es el que paga, afortunadamente no tenemos complejo alguno y donde el hambre arrecia, ahì nos metemos y ¡òrale!, a llenar la panza se ha dicho, porque màs vale morir con la barriga llena, que muerto de hambre, pues a ésta es a lo ùnico que le tenemos miedo, de hay en màs, a «naide», como dijera algùn torero de épocas pasadas; esos eran tiempos de toreros machos.

Con este breve preámbulo, hemos de escribirles que hace días, una vez màs fuimos a comer al Shangri-La y esta opiniòn que leerán, respetuosa, desde luego, se nos habìa quedao en el tintero por angas o mangas, por lo que ahora le tocò el turno porque… ¡mire usted!, en lo personal fuimos compas de Francisco Wong Esquivel, quien introdujo la comida oriental, con un concepto elegante, distinguido, para personas màs o menos bien, pues el lugar siempre ha sido caro por lo mismo; Paco (qepd) era un pelao a todo mecate y cuidaba con celo empresarial, el prestigio de su restaurante y de su bar, aunque èste era màs democraticòn.

¿Pero què pasa ahora con el «aristocrático» Shangri-La?, pues que està, si no en total abandono, hay la lleva, lo que antaño era una alfombra, ahora està deshecha, sucia, vieja, al igual que la columna de entrada y què decir de las sillas, la cuchillería, la decoraciòn y si visita el bar, este, semioscuro, està por las mismas, junto con los sillones y la barra; no cabe duda de que cuando la cabeza desaparece, todo se viene abajo, si el espìritu de Paquito, rondara por las noches el lugar, dejarìa de ir para seguir flotando en el èter.

¡Ah!, pero eso sì, el lugar cobra bien, como si el servicio fuera de excelencia, amèn que las porciones paracen para niño y todo indica que no hay nadie que se los haga notar a los que ahora manejan este lugar, otrora orgullo de Ciudad Xuàrez (en algo hay que emplear la equis del Teto) y si se los han dicho, a lo mejor se hacen que la Vìrgen les habla, porque al fin y al cabo, la clientela sigue concurriendo al Shangri-La, aunque ya no sea ni para Paco, la tierra de la inmortalidad, pues èl ya la tiene. Total, renovarse o morir, por lo pronto el lugar està… DESCUIDADO Y CARO.

Tal vez te interese...

DESTRUYENDO EL FUTURO

  Cuauhtémoc Monreal Rocha Nunca puedes planear el futuro a través del pasado. Edmund Burke, …

Powered by themekiller.com