Home » Opinión » En las nubes » EN LAS NUBES 

EN LAS NUBES 

 

14 de enero de 2020

EN LAS NUBES

Hay que darles raíces y alas. Nunca armas

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Tenemos que darle importancia a la salud mental de los jóvenes.     Los padres que tienen recursos invierten demasiado en la formación universitaria de sus hijos sin percatarse que no aprovechan lo que deberían.

Las causas de los trastornos son muchas: los movimientos sociales, el vacío existencial, el crecimiento de la población, el estilo de vida consumista y permisiva.

El problema se incrementa en los Estados unidos en donde la mayoría de la población es inmigrante y muchos carecen de identidad a sus raíces.

Lo mejor que pueden dar los padres a sus hijos son: raíces y alas. Nunca, nunca, armas.

Las raíces son los valores y las alas la seguridad y confianza en ellos mismos para enfrentarse al mundo competitivo en el que estamos inmersos.

Este tema, tan importante en la actualidad lo amplía la doctora  Rosa Chávez Cárdenas.

Nos explica que la adolescencia supone cambios en la salud mental que deben ser atendidos.

La pubertad como síndrome es tema de los tiempos modernos. Anteriormente pasaban  de niños a adultos.

Y refiere la también escritora y comentarista que “Cuando entré a esa etapa recuerdo lo difícil que era encontrar sostenes, ropa para niñas y hasta toallas sanitarias”.

Según la OMS, los trastornos mentales causan la mayor parte de las incapacidades que afectan la salud y el desarrollo en la etapa de la adolescencia.

La depresión, el estrés escolar, los cambios hormonales y psicosociales que experimentan los jóvenes, son la causa del bajo rendimiento y hasta el abandono de sus estudios.

Un gran porcentaje de jóvenes presentan depresión subclínica, es decir que no está detectada como tal. Otros, depresión mayor que, al no ser atendida los lleva a tomar decisiones fatales como el suicidio.   Uno de los síntomas de la depresión es la anhedonia, un desequilibrio bioquímico que inhibe el placer en las actividades habituales, lo que los lleva a buscar estímulos para sentirse eufóricos, por eso es tan fácil atraparse en el consumo de alcohol y cualquier droga.

Incluso en los deportes extremos en donde no miden el peligro, porque se eleva la dopamina.

O en las relaciones sexuales, tema prohibido en las generaciones anteriores en donde, era una regla, la mujer tenía que llegar virgen al matrimonio.

Todo lo contrario, las jóvenes hoy en día se fueron al extremo, tienen relaciones sin protección, incluso con ambos sexos a ver en cual se sienten mejor.

Preocupa el tema del noviazgo, las relaciones son neuróticas, discuten por mensaje a todas horas del día. Los trastornos mentales son notorios se dispara el trastorno paranoide al grado de amenazas de muerte y en algunos casos llegan a matar por celos.

“Me causó sorpresa, platica doña Rosa, que  una de mis pacientes, la hija, una joven de 15 años pidió de regalo para su próximo cumpleaños un DIU (método anticonceptivo).

“La madre no supo ni que contestarle.

“Cuando investigó, la niña ya había tenido relaciones con varios jóvenes incluso con un profesor.

“Varias maestras de secundaria me han comentado que el desenfreno sexual es tema de todos los días en las escuelas públicas”.

Es importante atender la depresión, trastorno del estado de ánimo con síntomas muy variados: apatía, falta de deseos de vivir y de energía, problemas de sueño.

Atrapados en las redes sociales, duermen 3, 4 horas. No tienen apetito o por el contrario comen demasiado, mal humor, dolor de cabeza, falta de atención y concentración.

Es notoria la falta de visión a futuro, todo lo ven negativo, solo están atentos a lo que les causa interés como salir de antro.

Otros vegetan encerrados en su habitación, introvertidos, y distantes, sin querer socializar.

El problema actual es que las familias están desintegradas. La madre o el padre en plan de proveedor no tienen tiempo de comunicarse con sus hijos.

Muchos depresivos vienen de estados de ansiedad permanente, preocupaciones que les transmiten sus padres por cuestiones económicas y violencia en el hogar.

Otro tema es la violencia que viven en su grupo de pares. Aunado a que cargan traumas de la infancia como abandono, violencia familiar y abuso sexual.

“Me dijo un adolescente: como están las cosas, la violencia de los narcos y tanto loco que de pronto se les ocurre una masacre, más los efectos del calentamiento del planeta, yo creo que no vamos a llegar a la edad adulta”.

Y concluye:

“Tenemos que darle importancia a la salud mental de los jóvenes y advertirlo a los padres”.

En efecto lo mejor que le pueden dar los padres a sus hijos son: raíces y alas.

Las raíces son los valores y las alas la seguridad y confianza en ellos mismos para enfrentarse al mundo competitivo en el que estamos inmersos.

craveloygalindo@gmail.com

Tal vez te interese...

BARRERA DE SOL

Facebook WhatsApp Twitter  BARRERA DE SOL CIUDAD CONDAL Manolo de la Laguna Qué lamentable que …

Powered by themekiller.com