Home » Deportes » SIGUEN LOS BUEYES DE MI COMPADRE

SIGUEN LOS BUEYES DE MI COMPADRE

Por Cuauhtémoc Monreal Rocha
Ni modo, Bernaldo de Qurioz, volvió a enviar a la México, una boyada, habiéndolo reconocido el propio ganadero Javier y eso nos recordó al Maestro de Saltillo, Coah., Don Fermín Espinosa, «Armillita», palabras más, palabras menos: Antes se cuidaba uno del toro, ahora hay que cuidarlo; corría la década de los sesentas, cuando estas palabras ya se oían en los mentideros taurinos, pues de Manolete para acá, todos los toreros, conjuntamente con sus cuadrillas, cuidan a los toritos a quien Enrique Ponce, bautizó como «artistas», pues es tal su debilidad, su falta de raza, de bravura que parecen perrillos falderos por lo suabote, lo pastueño, lo dócil, no entienden los criadores de reses, ni las llamadas figuras, que el toro bravo, el verdadero toro bravo, jamás se podrá domesticar, amansar o amaestrar.
La gente se volvió a meter en el gran embudo de la Noche Buena, quizá porque acepta, a pie juntillas, que los toros no tienen palabra de honor, olvidándoseles que los ganaderos tampoco, no se diga los matadores de acá y de allá
¿cuánto tiempo durarán estas buenas entradas?, creemos que van para largo, pues los amantes de la fiesta brava, no pierden la esperanza de ver, algún domingo, un encierro de TOROS BRAVOS, que los alternantes se enfrenten a ellos  y le devuelvan SU VERDAD a la fiesta de seda, sangre y sol, a quien la escultural actriz norteamericana Sandra Bullok, hace unos pocos meses, al ser entrevistada, la llamó, con gracia y salero: El Poema de España.
No hay mucho qué escribir sobre el tercer festejo de la temporada grande, pues en la lidia ordinaria, los toreros estuvieron muy por encima de los bueyes de mi compadre, no se diga la faena que Eulalio, vestido de rosa mexicano y oro, le dio a «Misionero», sobre todo al final de la lidia, al doblarlo muy toreramente, demostrando el chintololo, el poderío de su muleta garra, toreándolo además, de pitón a pitón, con conocimiento, técnica y maestría, que le fue reconocida por los pocos conocedores que había en la plaza, lo cual le valió salir a saludar desde el tercio, no así con «Camposolo», donde solo el varilarguero Nacho Meléndez, escuchó aplausos por una buena vara y el subalterno Cristian Sánchez, salió al tercio por un buen par de banderillas.
Sebastian Castella, de grana y oro, derrochó conocimiento y el buen gusto de su toreo, nada pudo hacer con «Cumplido», excepto regalarnos una exquisita verónica de varias que pegó y párele de contar, como mata mal, escucha un aviso y divisón, aviso y abucheo que también escuchó con «Gavilán», que de eso, el bicho no tuvo nada. Luego el galo regaló un  toro de Campo Alegre, llamado «Queretano» y después de saludar desde el tercio Luis Castañeda, «Er Niño del Bar», por un buen par de banderillas, surgió en la muleta del Sebas, el toreo bueno, artístico, fino, pues el toro metió la cabeza por ambos lados con gusto, con alegría, con boyantía, escuchándose los oles hasta el Sena, pero al final, el francés perdió la figura, terminando con un toreo chabacano y una fea estocada que no ameritaba la oreja, dígase lo que se diga.
Como la bella fiesta es de tercios, la terna la cerró Juan Pablo Sánchez, elegantemente vestido de azul y oro, esperó a «Algodonero» y a «Campero», ¡qué pasó! nada, el alevín estuvo voluntarioso, en torero, con deseos de triunfar, demostrando que domeña el tiempo del temple. amén de un toreo sutil, lento, sedeño, sabrosón y ¡claro!, el cónclave se le entregó, pero también escucha un aviso en cada buey, por ponerse pesao con la la espada y como los toros de regalo no están prohibidos por el reglamento, el hidrocálido regaló a «Regiomontano» de Los Ebanos, al que lanceó sin torearlo, solo el subalterno Gustavo Campos, increíblemente saludó desde el tercio, al clavar solo un palo, eso sí, asomándose al balcón, pero el mérito es dejar los dos, en fin. Con este toro Juan Pablo, demostró el por qué es un buen torero y que es una sólida figura, si se le cuida y se le siguen dando TOROS BRAVOS, no le hace que no sean artistas y como a la hora de matar se vuelva sobre el morrillo del tio, lo hace rodar pronto por la arena para cortar también una oreja. Vale.

Tal vez te interese...

Propósitos de año nuevo.

  Propósitos de año nuevo. Eduardo Borunda. El año que empieza es un año de …

Powered by themekiller.com