Home » Opinión » Diez de Mayo, nunca olvidar.

Diez de Mayo, nunca olvidar.

 

 

Diez de Mayo, nunca olvidar.

 

Eduardo Borunda.

 

La fecha no se puede olvidar, todos tuvimos una madre que nos parió. La fecha es más significativa que lo que imaginemos. Las madres que han perdido a su madre le lloran con tristes recuerdos cada aniversario. Los hijos se desviven por complacerlas, cantarles “El ratón vaquero” de Cri Cri, las mañanitas a media noche con una serenata que las despierte, un mensaje de texto o marcarles a altas horas de la noche hace que los festejos no cesen.

El festejo reactiva la economía en México. Dos o tres horas de espera en restaurantes para ser atendidos, vendedores de flores, globos, canastas, chocolates y recuerdos que con un pequeño detalle hacen que las lágrimas, sonrisas y caras de admiración iluminen a las dueñas de la vida en el país.

Las ciudades se paralizan, tratar de sacar un pasaporte, una visa e incluso un trámite administrativo en cualquier oficina de gobierno es imposible, es casi un día perdido. Seguramente no se podrá realizar tramite alguno ya que la fuerza laboral depende y está en manos de un gran número, en las millones de madres que desde una oficina mueven el corazón de los procesos administrativos. Son una parte neurológica de las entidades y de las organizaciones.

En las escuelas se les da el día a las madres que son maestras o personal administrativo. Se organizan festivales del día de la madre, se parte el pastel, se hacen o acostumbran reuniones con el personal que labora con ellas.

Las redes sociales y el uso de las nuevas tecnologías de la información han propiciado que se saturen las cuentas de las usuarias, recibiendo infinidad de mensajes, recuerdos de fotografías de quienes les dieron la vida, la típica foto con sus hijos, las madres añorando los recuerdos de la infancia y por supuesto el desayuno, comida o cena con amigos y familiares no podrá faltar.

La madre, en estricto sentido, tiene un culto y veneración en la cultura mexicana, no pasa lo mismo en todas las naciones, pero tiene un ingrediente adicional, para quienes vivimos en la frontera, tenemos que festejar por partida doble a quienes viven del lado mexicano el 10 de mayo y el tercer domingo también de mayo del lado americano.

La dicha de quienes aún puede tener cerca a su ser querido es envidiable. Los que hemos perdido a esa persona nos ahoga en sentimientos especiales y debemos compartir con cierta tristeza el festejo, nos apoyamos en nuestras hermanas, esposas, amigas para respirar ese aire que llega con estas fechas, para unos muy festivas y para otros con profundo dolor.

Como México no hay dos. Ese día, el mejor consejo es no hacer planes, flojito y cooperando porque el resto del año es largo y recuperar un festejo como este te puede salir caro si lo olvidas o bien si no lo priorizas, será recordado por el resto de tu vida.

En conclusión, aunque el diez de mayo tenga significados tan diversos, el principal es el recordar un día dedicado a las mujeres que nos dieron la vida. Madre, sólo una, aunque se diga lo contrario. Cabe aclarar, que de igual manera los hijos son únicos y que no pueden compararse con los perros que han querido ser sustituidos, como con los “perrijos”.

No se confundan, el amor de una madre es único y es propio de la naturaleza humana. Por eso hoy y siempre bendeciremos a quien nos dio la vida. Feliz día de la Madre.

Tal vez te interese...

COMENTARIO A TIEMPO

Facebook WhatsApp Twitter    COMENTARIO A TIEMPO EL PESO BAJA Y SE RECUPERA Por Teodoro …

Powered by themekiller.com