Home » Opinión » BARRERA DE SOL

BARRERA DE SOL

 

BARRERA DE SOL
TARDE DE EXTASIS
Manolo de la Laguna
Si tú lectora (or) ya estás entrada (do) en años, recordarás que allá por los años cincuenta llegó a México,  un grupo de músicos españoles que se hizo llamar Los Churumbeles de España, que causaron sensación en el gusto musical mexicano, trayendo como cantante principal a Juan Legido, «Er Gitano Señorón», quien entre todas las canciones que cantaba, había una que se llamaba Tres Veces Guapa.
Cuando me miras morena, de dentro del alma un grito me escapa, para decirte tres veces ¡guapa, guapa, guapa! y esta tonadilla en la corrida del Estoque de Oro en la monumental plaza de toros México, le queda como anillo ar dedo, a la más bella de todas las fiestas, la fiesta brava, que también es tres veces guapa, bonita y hermosa como los tres tercios de la lidia.
Y es que en esta corrida celebrada er domingo pasao, la tarde fue de éxtasis, pues salió en segundo lugar, un toro bravo que fue indultado a petición de la la afición capitalina, que estaba emocionada hasta el paroxismo, por la gran faena que realizaba en el ruedo, Antonio Ferrera, vestido de azul y oro, a un toro de La Joya, de nombre «TOCAYO», escuchando el esteta de las islas Baleares, el grito consagratorio de ¡torero, torero, torero! en tanto que los tendidos de la México, estaban convertidos en un auténtico manicomio, por lo que el avecindao en Extremadura, se llevó el codiciao Estoque de Oro.
Tocayo fue un toro bravo, alegre, con recorrido y que metía la cabeza incansablemente, en la muleta sedeña del hispano, quedando demostrao er dicho taurino de que el toro bravo descubre al torero y esta tarde, en el ruedo de la plaza México, hubo un pedazo torero, salvo opinión en contrario.
Enrique Ponce, vestido de acero y oro recibió al primero de la tarde «Caudal de  Memorias» de Julián Handam y Morante de la Puebla, de verde y oro a «Romero», de de La Joya, mientras que Luis David Adame, de berenjena y oro, esperó al último de la tarde «Palomito», de Las Huertas; los tres, nada pudieron hacer con sus respectivos enemigos, yéndose con las espuertas vacías y sólo el reconocimiento de la afición capitalina.
José Mauricio, de celeste y oro, demostró su clase torera al cortarle una oreja a «Coco» de Xajay, peluda que el capitalino paseo sonriente por el ruedo, recibiendo el reconocimiento de la afición, por su buena labor realizada en el ruedo.
El que sí triunfo fuerte con el quinto de la tarde fue Joselito Adame, enfundado en un terno pistache y oro, al cortarle las dos orejas a «Cinco Estrellas» de Reyes  Huerta, que para nuestro gusto, solamente fue de cuatro, al realizarle el de Aguascalientes, al tío, una faena riñonuda, de torero macho, de torero poderoso y muleta garra y si bien, algunos le protestaron la segunda oreja concedido por «er jué», eso no fue obstáculo para que José, junto Antonio, salieran a hombros y por la puerta grande. Vale.

Tal vez te interese...

P A L I T R O Q U E S

Facebook WhatsApp Twitter  EFIMERA VISITA OFICIAL Cuauhtémoc Monreal Rocha Nunca se miente tanto como antes …

Powered by themekiller.com