Home » Deportes » TARDE CON AROMA SEVILLANO

TARDE CON AROMA SEVILLANO

A secas, buena entrada en la plaza de toros «Alberto Balderas», donde se corrieron 6 toros 6, de la famosa ganadería de «Begoña», propidad Raúl Bailleres Gual, sobresaliendo los corridos en tercero y cuarto lugar, pasándose los bureles solamente con 2 pares 2 de banderillas, haciendo de las suyas los subalternos en este segundo tercio; pero pelillos a la mar, porque esta corrida de Pascua, fue una tarde con aroma sevillano, que embriagó a los aficionados, pues los mexicanos,  hicieron realidad aquello de que… una mala tarde cualquier torero la tiene.

Ataviado  con un terno obispo y oro, salió a la arena el español Antonio Barrera, seguido de Octavio García, quien lució un terno verde y oro, mientras que Gerardo Adame, usó el terno de los toreros valientes, grana y oro, para esperar a sus respectivos bureles y ver qué les había deparado la suerte en el sorteo, sucediendo las cosas más o menos de la siguiente manera, invirtiendo el orden de antigüedad y romper la monotonía periodística, para que sean los amables lectores (as), que asistieron a la corrida de Pascua, los que analicen esta crónica taurina y los que no fueron también.

Gerardo Adame, de plano no tuvo… tarde con «Avanzado» ni con «Mike», en ambos escuchó 2 avisos 2, por ponerse pesado con los aceros, aparte de haber desperdiciado las buenas hechuras de su primer enemigo; el de Aguascalientes, frustado (solo saludó desde el tercio), terminó la corrida llorando en tablas. Otra vez será. Octavio García, contra su costumbre, tampoco pudo triunfar con «Reto» y «Probado»; estuvo tesonero, voluntarioso, buscándole la cara a sus morlacos, pero éstos no traían nada y asi es muy difícil cortarles las orejas, por lo que «El Payo», regresó a su natal Santiago de Querétaro, con la espuerta vacía, pues solamente escuchó aplausos.

El primero de la tarde se llamó «Importante», pero no tuvo nada de eso, su salida, mas que una salida natural, fue una salida de toro manso y lo fue de cabeza a rabo, mientras que su matador, Antonio Barrera, batalló para matarlo, siendo abuchado al término de su labor. Pero había un cuarto toro en los corrales, «Tony» y después de que el hispano, le pegó cinco buenas verónicas, pasao er segundo tercio, tomó la muleta iniciando su magistral faena en los medios y pasándose al pavo por la espalda; luego seguirían incansables derechazos y naturales, pues «Tony», aparte de meter bien la cabeza en la muleta bruja del «Rey Valiente», fue incansable, ni siquiera abrió el hocico, iba y venía, enloqueciendo al tendido, pues la faena iba creciendo de ritmo, de emoción, de sabor, era una faen de trinfo grande, pues Barrera había destapao er frasco de las esencias, que embiragaba a los aficionados, mientras el grito de ¡torero! y los olés que salían de la gargante de los diletantes, se escuchaban hasta la tierra de La Giralda, de La Torre de Oro, del Guadalquivir.

La brabura y nobleza de «Tony» no se agotaban, toro y torero en la arena y en el tendido la fiera, la faena serena, ortodoxa, seria, llevando muy bien toreao al animal ahí estaba y pronto la petición del indulto, no se hizo esperar; el juez lo concedió y Antonio Barrera, paseo por el ruedo, en compañía del ganadero, las orejas y rabo simbólicos, en tanto que «Tony», alegre, volvía a los corrales y quizá hasta el campo bravo, para padrear con quince o veinte vaquilla bravas.¡Olé!.

Tal vez te interese...

DESTRUYENDO EL FUTURO

  Cuauhtémoc Monreal Rocha Nunca puedes planear el futuro a través del pasado. Edmund Burke, …

Powered by themekiller.com