Home » Expresión » CACERIA SINDICAL.

CACERIA SINDICAL.

AGUASCALIENTES, AGS.- Tranquilos, como solemos ser, esperábamos a que fueran llegando los amigos taurinos, al café «La Catedral», para comentar la corrida del día anterior, entretanto, no entretonto, leíamos los diarios de la «Bona terra», saboreábamos un rico pay -nada como el de la señora manchega-, de zarzamora (qué bonita canción de antaño)  «Que tiene la zarzamora que a todas horas llora, que llora, por los rincones…, mientras iban llegando «los sabios del toreo» e iniciar la alegata acostumbrá, dados los conocimientos y la pasión taurina que poseen: toda iba viento en popa, pues hasta una bella música italiana se escuchaba en er café, que alagaba el oído y er buen gusto, de pronto ¡Oh my God!, una pésima noticia nos dejó, como coloquialmente se dice, con el ojo cuadrao ¡majo!: Anuncian el regreso de «Napo». Lider minero ya libró las 11 órdenes 11 de aprehensión, aseguran sus abogados. Desde Canadá, vía internet, pide a sus agremiados, no votar por el PRI, ni por el PAN.

Solo le faltó agregar a este vividor, como su padre Napoleón Gómez Sada, de los trabajadores mineros mexicanos, que únicamente voten por él y lo ratifiquen como su sempiterno dirigente sindical, tal como lo estaba, antes de apoderarse de 55 millones 55 de dólares, propiedad de los trabajadores que, cínicamente dice representar, como prófugo de la justicia mexicana, desde la fria Canadá y como lo bien toreao es lo bien arrrematao, Napito, pronto recibirá, con todos los «honores» que se merece, la toma de nota, como dueño del Sindicato Industrial de Trabacjadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana, porque la Suprema Corte de Justicia (?) de la Nación, le otorgó un amparo favorable, a este píllo de siete suelas, que se nos hacen pocas.

¿Qué meritos ha ten ido Napoleón Gómez Urrutía, dentro del sindicato minero?, ningunos, bueno sí, el ser el hijo consentido de papá Napoleón Gómez Sada, quien le regaló de por vida, la organización sindical, que papi, convirtió en su feudo y él, en señor de horca y cuchillo, donde toda dicidencia era sofocada despidadamente, como se sigue acostumbrando hasta ahora, en el resto de los grandes sindicatos laborales de México. El heredero, está felíz y al contrario de los grandes toreros, éste entrará a hombros y por la puerta grande del teatro «11 de Julio»  -día del minero-, que forma parte del recinto sindical, para ser entronizado nuevamente, como amo y señor de la coyotera y no queremos ni pensar, qué les sucederá a los trabajadores mineros, que trataron de echarlo del sindicato.

Para ellos, todo el rigor estatutario y la anticonstitucinal cláusula de exclusión, «le estat ces moi», el sindicato soy yo, estan conmigo o contra mí, to be or not to be, that is de «cuestion» y todo er peso de la ley les caerá sobre estos valiente trabajadores de las entrañas mineras; de ahí que toda esta caterva de dirigentes protervos y eternos, no acepten la reforma laboral, porque perderían sus fueros y privilegios y entonces sí, al habeer una auténtica democracia sindical interna, donde quepa la dicidencia y pueda actuar cpon entera libertad y democracia,, se les acabarían sus fueros y privlegios; como hace falta un Juárez minero, por lo pronto, de regresar Napito, a su coto sindical, sálvense quien pueda de la próxima…

CACERIA SINDICAL.

Tal vez te interese...

DESTRUYENDO EL FUTURO

  Cuauhtémoc Monreal Rocha Nunca puedes planear el futuro a través del pasado. Edmund Burke, …

Powered by themekiller.com