Home » Opinión » BARRERA DE SOL

BARRERA DE SOL

VIEJA SETENTONA:

Manolo de la Laguna

Llegó octubre con la luna más hermosa y contamos los días para, los domingos, a partir del día 25, sentarnos frente al cajón idiota para ver el serial 15-16 otoño-invierno de lo que se conoce en el mundo taurino, como la temporada grande en la monumental plaza de toros México, por lo que ya estamos procediendo a la compra de una buena cantidad de nueces y algunos paquetes de té, primero para soportar el gélido frío de estas latitudes y segundo, para observar lo que suceda en el ruedo de la setentona plaza, pues la empresa confeccionó interesantes carteles que llevarán a los aficionados al tendido, aunque también hay otros demasiado modestos y lucirá la plaza vacía.

La vieja setentona ya se está acicalándose, pero los años no pasan en vano y por mucho que se maquille, la máquina der tiempo se ve reflejada a su alrededor, aunque se ve resistente, no obstante haber soportado toda clase de inclemencias climatológicas, incluidos los temblores que han sacudido de alguna forma, a la ciudad de los palacios; de todas maneras se le cantarán las mañanitas a la anciana capitalina y quienes asistan a la inauguración, irán, como el Gibarito, locos de contento con la esperanza de ver una autèntica corrida de toros, donde los toreros cuajen faenas que pongan de cabeza al tendido, pues solamente de esta manera, volverá la verdad a la bella fiesta.

Vienen de España los mismos toreros de hace ya varios años, quienes han sido muy criticados por la prensa especializada, debido a sus exigencias, pues solo aceptan el toro cómodo y noblote para darle capotazos y muletazos y que, aunque maten mal, llevarse las orejas de los animalitos que escogieron a través de sus apoderados, sin importarles el engaño que le brindan a quienes pagan un boleto caro por un espectáculo sin calidad y sin verdad, pues una fiesta sin toros bravos, será todo, menos una auténtica corrida de toros con edad, con trapío, bien armados y en puntas y todo aquello que define como auténtico toro de lidia, lo que se conoce como faneróptica.

Deseamos sinceramente que veamos una real temporada grande y que los buenos toreros mexicanos triunfen cada tarde, se hagan de cartel y puedan contar con un valor agregado, tal como lo viene haciendo Joselito Adame y ese muchacho peruano llamado Andrés Roca Rey y aunque no es conocido por la afición capitalina, se les puede ir por delante, si la suerte lo acompaña en la tarde de su presentación, pues las crónicas de España, hablan maravillas del inca y seguramente vendrá por todas, porque sabe que su condición de extranjero, lo puede poner por encima de los toreros aztecas a quienes sin lugar a dudas, se les exigirá más, por el solo hecho de estar en su tierra.

José Tomás, aunque es el torero que «no torea», basta que se le anuncie en algún cartel para reventar, con un lleno, la plaza donde desee torear, aparte de imponer sus condiciones y caprichos en plena era de la cibernética, porque sabe este torero, que empresas y autoridades, le aceptarán sus exigencias porque de lo que se trata en este negocio, es poner una tarde si y otra también, el famoso letrerito de no hay billetes y el Galapagar, hace que lo pongan porque sabe que actualmente es el único torero que lo logra, porque los demás están demasiado vistos tanto allá como acá. Entonces, estaremos pendientes de ver a Joselito Adame, a Andrés Roca Rey y al Pepetón, sin menoscabo de los otros, que año con año vienen a recorrer la geografía nacional, toreando toritos y cobrando como «fenómenos» del Arte de Cuchares. Vale.
DSCN0623

Tal vez te interese...

Propósitos de año nuevo.

  Propósitos de año nuevo. Eduardo Borunda. El año que empieza es un año de …

Powered by themekiller.com