Home » Expresión » ZOTOLUCO EN MAESTRO

ZOTOLUCO EN MAESTRO

Por Manolo de la Laguna
Segunda corrida, entrada buena, encierro de Juliàn Hamdan, descastao, sin fuerza y abecerraos los que devolvieron, bravura cero. Diego Bricio y Cristian Sànchez, saludaron desde el tercio por buenos pares de banderillas, en tanto que el subalterno de Morante, se negò a banderillas en uno de sus turnos, por ordenes del señorito torea becerros y que como buen sevillano, le juega er dedo en la boca a la afición y aùn asì, todo le corea. Què le vamos hacer.
El primer capote lo abriò el director de la lidia Eulalio Lòpez, que segùn nuestro policròmatico vidrio, vistiò de obispo y oro, para recibir a «Tres setenta y siete», un  toro negro sin fuerza, còmodo de testa, al que torea con suavidad a la vero, estiràndose bien, iniciando su faena de muleta con un toreo natural de mucho sabor, un toreo tan lento, que parecìa que er Chintololo, estaba frente a una càmara Phantom, sin embargo el Maestro Zotoluco, cuajò una buena faena de solfeo (por nota) y al matar de un certero volapie, corta la primera y ùnica oreja de la tarde, para ser el triunfador absoluto del festejo. Su segundo, «Guardian de Ilusiones», desilucionò tanto, que fue cambiado por uno de Celia Barbabosa de nombre «Vive», que tambièn arranca silbidos de salida, por estar escurrido de carnes. Con la muleta, el de Azcapotzalco deja ver su gran tècnica, doblàndose muy toreramente, sometiendo a la res, pero desgraciadamente Lalo, no calò en er tendido y matàndo pésimamente. Aplausos.
Josè Antonio Morante, de obispo y oro, estuvo en lunàtico y pusilànime (tal como es), pero ¡ah! còmo le corearon todo lo que hizo ante un becerro, aunque primero es el uno y luego es «er dò», en er  21, como dice Catòn, ahì se jodìo el uno, porque primero es «er dò». Saliò «Hanno», y què preciosas verònicas ejecutò el patilludo que hubieran brillado con màs intensidad, de haberlas ejecutao con un toro bravo autèntico; pincha el esteta sevillano y espera «Para toda la vida» y aunque volviò a torerar con cierto saborcillo a la vero, nada pudo hacer en su faena de muleta este torerito de la Puebla del Rio, que se siente en los cuernos de la luna. Pincha, un aviso y silbidos.
La terna la «acompletò» Diego silveti, vestido de verde esperanza y oro, recibiendo a «Buenos Tiempos», otro becerrote que fue cambiado por otro de Celia, llamao «Jorgito», al que Diego capoteò, pero que no emocionò, solamente en los dos soberbios trincherazos que pegò,, mandones, cojonudos, pero como el toro no transmitìa, mejor lo mató y mal. Apalusos. Cerro plaza «Guerrero de Luz» y què guerra le dio al de Irapuato; no pudo hacer nada con la capa, pero con la muleta, Silveti realizò una faena de torero macho, de valor, de entrega, de cojones, logrando sacarle algunos estupendos muletazos ar tío , sudando la casaquilla ¿o era agua de lluvia? y por su entrega este buen torero mexicano, escucha el grito de ¡torero!, ¡torero!, echando todo a perder con la espada, recibiendo al final de su labor torera, solamente aplausos.
En fin, viene la tercera corrida y se dice que la tercera es la vencida y a la cuarta va la vida; esperemos que las cosas mejoren y ya deje la empresa y los gachupas, de darle gato por libre a la aficiòn capitalina y sus villamelones, porque èstos tambièn pagan, ¡què caray!. Vale.

Tal vez te interese...

DESTRUYENDO EL FUTURO

  Cuauhtémoc Monreal Rocha Nunca puedes planear el futuro a través del pasado. Edmund Burke, …

Powered by themekiller.com