Home » Expresión » …MUY CHULOS Y COQUETONES

…MUY CHULOS Y COQUETONES

Por Cuauhtèmoc Monreal Rocha
Si es pecado amar. Yo soy pecador. Anònimo.
Año 1900, presente lo tengo yo, en un barrio de Saltillo, Rosita Alvires murió, de manos de Hipòlito, canta el viejo corrido norteño, aclarando que el dìa que en Rosi fue asesinada, èsta estaba de suerte, pues de los 3 tiros 3 que le dio su asesino, nomas uno fue de muerte -quizà los otros dos fueron de adorno-, lo bueno del asunto es que la moza se fue al cielo, mientras que el tal Hipòlito, se fue a dar sudeclaraciòn, lo enchiqueraron, pero al poco tiempo salió, con tan buena suerte que el dìa en que lo soltaron, otro baile se celebraba en la zarapera ciudad, por lo que Hipòlito, acompañado de algunos pelafustanes igual que èl, se dirigiò al baile, despuès de haberse metido entre pecho y espalda dos o tres taguarnises.
Cuenta un exalumno del Ateneo Fuentes, ya entrao en años, que Hipòlito, despuès de observar a las damitas ahì reunidas, se dirigiò, ya con media lagartijra a una muy bonita, que resultò ser prima de Rosita, invitàndola a bailar, a lo que se negò la mis; el malandro le preguntò: ¿»Pos» que no saben quien soy yo?, no, le contestò la maja; pues soy Hipòlito, el que matò a tu prima ¿bailas conmigo?… a lo que la señorita, poniendo una cara de candor, màs que de sorpresa, le contestò: Como chingaos no. Verdada o mentira, no lo sabemos, pero asì lo platica Catòn, agregando que desde entonces, este enunciado se usa en el florido leguaje del majacano.
Ligamos de este corrido, con lo quevan a leer, porque el otro día, estando en el cafè con la perrada, a alguien se le ocurriò preguntar que si lo del nùmero 41 en Mèxico, era cierto, a lo que le contestamos que se lo escribiríamos, contando la historia que en el año de 1901, exactamente er 20 de noviembre, un baile se celebrò por la calle de la Paz, del D. F., Porfirio Dìaz, aùn estaba en el poder, por lo que en la esquina de esa calle, estaba un policía  de esos quisquillosos y observò que de varios lujosos carruajes, bajaba gente elegantemente vestidas y las señoras con preciosos trajes de noche, pero se le hacìa muy raro, que algunas de las «leidis», usaban bigote, por lo que reportò a la superioridad lo que ahì sucedía.
Cuando estaba en su apogeo er baile, irrumpiò la policía y cual no serìa su sorpresa que bailaban puros hombres, unos con frac y otros vestidos de mujer, en la redada, se llevaron a 42 pelaos, cuando al llegar a la comisarìa, se enteraron, con sorpresa, de que uno de los detenidos, que vestìa ropas femeninas, era nada màs, pero tampoco nada menos, que Ignacio de la Torre y Mier, el mismìsimo yerno de don Porfirio y ¡claro!, el escàndalo en la prensa, corriò como reguero de pólvora, solo que al enterarse don Porfis, de esta bochornoso asunto, ordenò de inmediato que borraran el nombre de su hijo polìticio, quedando en la lista solamente 41 detenidos.
La prensa de la època se dio vuelo, incluìdo el Maestro Josè Guadalupe Posadas, quien con sus grabados, ayudò  a que la noticia fuera màs escandalosa, pues los cuicos descubrieron, que aparte de bailar macho con macho, iban a rifar un niño de 14 años 14 de edad, lo que desatò la ira de Don Porfirio, quien despuès de soltar a dos o tres locas màs, ordenò que al resto lo enviaran al Valle Nacional, a trabajos forzados, donde murireron todos los enviados, sin que nadie dijera nada, la crueldad no tuvo lìmite. Asì lo cuenta el periòdico La Hoja Suelta, con otros detalles que por espacio omitimos, lo cierto es que lo del nùmero 41, se convirtiò en nuestro país, como sinònimo de homosexualidad.
La sociedad porfirista se escandalizò, por el atentado a la moral y a las buenas costumbres, no se diga la familia del Jefe de la Naciòn, quien no se imaginaba que todavìa le faltaba lo del Ipiranga; las crònicas de 1901, con lujo de detalles, unidos a los grabados de Posadas, daban cuenta de lo sucedido, para regocijo de la chusma, de la gleba, de la plebe, pues hasta las calles barrieron los detenidos, quienes sumaban 41, divididos en 22 vestidos de hombre y 19 vestidos de mujer. La hoja Suelta, en la principal cabeceò, con foto y todo, lo siguente: «Aquì están los maricones MUY CHULOS Y COQUETONES. Servidos. Vale.

Tal vez te interese...

DESTRUYENDO EL FUTURO

  Cuauhtémoc Monreal Rocha Nunca puedes planear el futuro a través del pasado. Edmund Burke, …

Powered by themekiller.com