Home » Opinión » BARRERA DE SOL

BARRERA DE SOL

TARDE DE ARETES.-

Por Manolo de la Laguna

Cartel modesto, entrada modesta. Tarde de toros sin encanto porque no hubo sol y de ribete, salieron al ruedo 7 cosas que parecían ganao vacuno, de una ganadería cuyos propietarios se apellidan Lebrija, que según los doctos en tauromaquia, hay que diferenciar muy bien a un ganadero de bravo de un simple propietario de ganadería y hay cada quien analícelo como Dios le dé a entender, pues después de haber disfrutado de un magnífico espectáculo automovilístico de fórmula uno por la mañana y por la tarde-noche un emocionante juego de beisbol de grandes ligas, donde los Royals de Kansas City, se quedaron con el campeonato «mundial», la fiesta brava mexicana se ve lánguida y nada sensual, se ve disminuida, sin sabor, sin gracia, sin salero, sin arte, sin calidad alguna.

Y cuando veíamos a través del cajón idiota la segunda corrida de la temporada, nos acordamos de dos personajes diametralmente opuestos, porque uno fue un gran Poeta y el otro actor y cantante cómico, aquél León Felipe, quien escribió «por la llanura manchega, se vuelve a ver la figura, de Don Quijote pasar, va cargado de amargura, va vencido el caballero, en regreso a su lugar» y el otro, Eulalio González «Piporro», quien cantaba: «Pa ser feliz te faltan besos, que en otros labios no hallarás, por eso es que si yo te espero, es porque sé que volverás…» y es que si bien es cierto que la afición mexicana no está vencida, si tiene un dejo de amargura al ver los bichos que se sueltan en la plaza México, diciéndole la empresa que son toros, aunque por otro lado, los diletantes tienen la remota esperanza de que un día no muy lejano volverá a la Setentona Señora México ¿o señorita?, la VERDAD de la más bella de todas las fiestas, EL TORO BRAVO. Que así sea.

Y ahora al toro que es una mona. Del Estado del pulque, Hidalgo, se presentó un nóvel rejoneador de nombre Horacio Casas, qué le vimos a este «cavaleiro», nada de nada… bueno sí, una preciosa chaquetilla de la aguja, en azabache y plata, con ramas de olivo y laurel. Sabe montar el caballero hidalguense, sus cuacos sin mácula alguna, sobre todos los porcelanos, palomos, palominos o tordillos, pero solamente le vimos a estas jacas sus aires naturales, Horacio no fue capaz de mostrarnos los aires inducidos que todo caballo de rejoneo debe tener y en cuanto a su faena, dejó mucho qué desear, aún le falta mucha plaza, mientras que los forcados hicieron buena pega, siendo ovacionados por la democracia.

Respeto a las infanterías, si bien son toreros ya muy placeados, er ganado no se prestó para el lucimiento. Al de la tierra de los charros, del mariachi, de los sones, y del tequila, Jalisco, partió plaza Alfredo Ríos «El Conde», ataviado con un terno verde y oro, quien trató sin lograrlo, hacerle faena a «Setentón» y a «Robasueños»; de la tierra de Xicoténcatl, Tlaxcala, vestido de vino de Burdeos y oro, hizo el paseíllo Uriel Moreno «El Zapata» quien tampoco pudo lograr una faena con sus dos enemigos que fueron «Graduado» y «Santino» y de la tierra del moro llorón Boavdil, a quien su madre recriminó muy severamente al decirle que lloraba como mujer lo que no había sabido defender como hombre, Granada, esa tierra donde todavía sus mujeres tienen el embrujo de los ojos moros, partió el albero Daniel Fandila «El Fandi», quien tampoco pudo hacer nada con «Alebrije» ni con «Tio Paul».

Sin embargo, como los tres arlequines son toreros completos, entre los tres colocaron 19 pares de banderillas (El Fandì a su segundo le puso 4 pares), siendo muy ovacionados en este segundo tercio, sorprendiéndonos «El Zapata» con un nuevo par pegao a tablas al que bautizo dizque en honor a su creador, como el par de la carrillera, pues se apellida Carrillo a quien lo vio ejecutarlo y como a las banderillas también se les llaman aretes, pues precisamente por eso, únicamente vimos una tarde de aretes. Vale.

Tal vez te interese...

Propósitos de año nuevo.

  Propósitos de año nuevo. Eduardo Borunda. El año que empieza es un año de …

Powered by themekiller.com