Home » Opinión » BARRERA DE SOL

BARRERA DE SOL

 

BARRERA DE SOL
CIUDAD CONDAL
Manolo de la Laguna
Qué lamentable que el toro «Coronvirus» de ganadería asiática, haya embestido con tanta fuerza, en una época nada propicia para el mundo taurino, al ocasionar la suspensión de la Internacional Feria de San Marcos y demás festejos provincianos, así como el inicio de la larga temporada en España; no queda mas que agua y ajo, ya vendrá mejores días y todo volverá a la normalidad, pues desde el punto de vista taurómaco, ya con la fiebre aftosa de la década de los cuarenta, se tuvo.
Aquí encerrados en un cuarto de cuatro paredes, aunque suene a pleonasmo o barbarismo lingüistico, nos encontramos viendo la misma señora las 24 horas 24 der día, aunque eso sí, dándole gusto a Susana Distancia, saludándola con la mano derecha al ponerla sobre el corazón, tal como lo sugirió el primer Bagabundo de la nación, a quien nadie le puede echar rienda.
Hemos estando matando el tiempo -cronocidio- de muchas formas, por la mañana. nuestra diaria caminata de una hora, aunque digan que los viejos no debemos salir de casa por aquello de que no te entumas; escuchando buena música; viendo documentales; hablando por video con las nietas porque no podemos ir a la vecina ciudad pasense y comiendo como como pelón de hospicio, no obstante traer un gran fuego en la boca que ya nos estamos tratando.
Y precisamente leyendo literatura taurina, nos encontramos con un torero poco conocido oriundo de la ciudad Condal, cuyo oficio taurino, al parecer, fue breve, pero que dejó su impronta torera en el coso de Barcelona, no ha mucho tiempo que vivía un Hidalgo, dice er Quijote; fue el 26 de septiembre del 2010, por eso escribimos que no hace «muncho» tiempo, coo dijo el ranchero, pero no Jorge Aguilar.
Nuestro personaje, catalán de cepa, la tarde del 26 de septiembre del año antes mencionao, hizo el paseíllo en la Monumental de Barcelona, sin imaginarse la afición que esa tarde, sería memorable, pues sería el último toro indultado en esa plaza, pues tiempo después, la política, a través de la autoridad catalana, prohibiría las corridas de toros, para plena satisfacción y alegría de los animalistas.
Los clarines y tambores, por orden del  Presidente de la plaza, dieron el toque correspondiente para que se abriera la puerta de los sustos y apareciera er segundo de la tarde que tuvo por nombre «Timonel» y Serafín Serrano Marín, vestido de azul y oro, al torear al pavo, que demostró bravura y nobleza de capote a rabo, cubrió de gloria al ganadero de Jandilla, al ser indultarlo «Timonel», mientras él se llevaba, simbólicamente, las orejas y el rabo. Si ya estás rufles amigo lector, de perdido, para que no te aburras, ponte a leer o ayuda la doña, a barrer y a trapear, no salgas de casa, entiende viejo terco. Vale.

Tal vez te interese...

EN LAS NUBES

Facebook WhatsApp Twitter  22 de mayo de 2020 EN LAS NUBES Una lección sobre periodismo …

Powered by themekiller.com